Sindicato de Maestros del Estado de México una bomba de tiempo

JOSÉ CONTRERAS CONTRERAS / Agencia Cuestión de POLÉMICA

Por favor alguien que le avise al secretario general del Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México (SMSEM), Abraham Saroné Campos, que tiene en sus manos una bomba de tiempo.

Las cosas se están poniendo muy feas en el proceso de renovación de la dirigencia estatal del gremio de los mentores, por lo que un paso en falso puede ser mortal, como cuando en el circo se sube el intrépido a la cuerda floja.

Hablamos hace días de lo “guanguito” que se observa el mentado Órgano Electoral Independiente que tiene a su cargo el proceso de elección de la nueva dirigencia del sindicato que agrupa a más de 100 mil maestros mexiquenses, y como tal ya ocurrió que su función verdaderamente se está complicando.

La convocatoria que emitieron para la elección del próximo dirigente magisterial, de cuya emisión, por cierto, solo ellos se enteraron, está tapizada de candados con lo que se pretende limitar la participación de grupos no afines al grupo de poder que ha detentado ese sindicato desde hace varias décadas.

Antes, los maestros inconformes se callaban, se alineaban y se amolaban. Hoy las cosas son distintas, hay un amplio sector de ese magisterio mexiquense que ya no comulga con ese grupo de poder, y como tal hará valer su fuerza, más cuando han sido cobijados abiertamente por el Movimiento de Regeneración Nacional, partido político que es evidente que tiene muchísimas ganas de llevarse a sus filas quizá al sindicato más importante de estas tierras.

Jugar limpio debería ser el único objetivo de quienes tienen la responsabilidad de este proceso, porque si intentan meter la mano a favor de los intereses de alguien seguramente se les va a quemar.

No están los tiempos como para generar un enfrentamiento entre el magisterio estatal por asuntos políticos, así sean de política interna de su sindicato.

Los profesores mexiquenses son muy respetables en la toma de sus decisiones, y como tal deben ser vistos, hacerlo de una manera distinta puede encender pólvora innecesaria, lo cual podría derivar en niños sin clases, calles abarrotadas de maestros manifestándose y otro tipo de cosas como paros y tomas de escuelas e instalaciones públicas diversas que en realidad no le conviene a nadie.

Parece que los que se creen dueños de ese sindicato no se han dado cuenta que se viven tiempos distintos, épocas de sana convivencia entre grupos y formas de pensar distintas, y si ya llegó el tiempo de entregar el poder, sería más digno hacerlo en paz y sin generar a este estado un nuevo problema. Ya tenemos suficientes.

Ni yo ni muchos tenemos un favorito. En lo personal me vale queso quién sea el próximo secretario general del Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México, pero lo que sí es de mi incumbencia es que no por tratar de arrebatar el botín de esa central de trabajadores, vayan a terminar derramando y pisoteando lo bueno que aún queda de esa organización gremial. ¿O no?

compartir
Footer With Address And Phones