Sientan reales en Veracruz, quiere Yunes control total.

Cada estado del país suele tener apellidos importantes que pesan en lo económico y tarde que temprano en lo político. En Veracruz durante los próximos meses se hará evidente la importancia de apellidarse Yunes; se abre incluso una ventana de oportunidad para que alguien de esa familia gobierne el estado durante 7 años.

Esto ya fue evidente en la pasada contienda por la gubernatura, en el round entre el priista Héctor Yunes Landa y el aliancista Miguel Ángel Yunes Linares, a la postre el triunfador.
Ahora el destape de su hijo, el senador panista Fernando Yunes Márquez, rumbo a la alcaldía del puerto de Veracruz establece una pinza por demás inédita para el control político en ese estado.

El camino pintaría así:

– La “minigubernatura” de Yunes Linares concluye en 2018.
– Este año termina su gestión el otro hijo, Miguel Ángel Yunes Márquez en la alcaldía de Boca del Río, otro de los importantes municipios conurbados del estado.
– Si se mantiene la ola antipriista y de renovación en los ayuntamientos, habría un eventual triunfo de Fernando Yunes Márquez en el puerto.
– Y si el control de Boca del Río aún queda bajo el mando del PAN o del PRD, Miguel Ángel Yunes hijo podría tener la vía pavimentada rumbo a la gubernatura en 2018, ahora sí para un sexenio completo.

compartir
Footer With Address And Phones