Pide prestado para campaña, ahora que perdió, ¿De dónde pagara?

JOSÉ CONTRERAS CONTRERAS / Agencia Cuestión de POLÉMICA

TOLUCA, MÉXICO.-La profesora María del Carmen García Zárate, quien en la pasada elección por la secretaría general del Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México (SMSEM) fungió como candidata de la planilla Alternancia Sindical, parece estar metida en un lío importante, toda vez que presumiblemente “agarró” dinero de “muchas partes” para financiar su proselitismo y ahora ya no sabe cómo pagar, pue el presunto compromiso era que, una vez “ganando” la elección, lo haría, pero de las arcas de ese importante sindicato.

García Zárate sufrió un contundente revés en la elección interna por la dirigencia estatal del SMSEM, donde no logró ni la mitad de los votos que sí obtuvo el ganador de la contienda y nuevo secretario general de esa organización gremial, José Manuel Uribe Navarrete, y con ello, lamentablemente para ella, enterró la posibilidad de “recuperar” lo mucho que invirtió en su proselitismo, el cual hizo, por cierto, con dinero ajeno.

De acuerdo con algunos de sus allegados, María del Carmen García Zárate recibió financiamiento y apoyo para la movilización política en los 125 municipios mexiquenses, sobre todo de ex dirigentes del mismo sindicato que ella se propuso encabezar, entre otros de la ex líder Trinidad Franco Arpero y Héctor Hernández Silva, quienes no solamente le ayudaron con recursos económicos, sino con todo un ejército de personas que utilizaron como “promotores del voto”.

Lo malo es que ese “ejército de promoción del voto” desayunaba, comía y cenaba, todo a cargo de la campaña de la planilla Alternancia Sindical, en el entendido de que, si ganaba, todo ese “apoyo” se pagaría desde la Tesorería del Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México, lo cual obviamente no ocurrirá porque ni cercanamente se acercó al triunfo.

Como ya se comentó, García Zárate no obtuvo ni la mitad de votos que el ganador de la contienda, lo que complicó gravemente incluso la posibilidad de “pelear” en tribunales una eventual reconsideración del resultado de la elección, presentando alguno que otro argumento que le permitiera quizá anular algunas casillas bajo presunta sospecha de “irregularidades”.

Ante el Órgano Electoral Independiente que tuvo a su cargo la organización y realización de la elección interna del Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México la profesora María del Carmen García Zárate presentó supuestas pruebas que caen en el ridículo, como una serie de fotografías con las que intentó responsabilizar al ayuntamiento de Tenango del Valle de presuntamente “apoyar” la campaña de la planilla ganadora de la elección, Base Magisterial.

Ya luego se aclaró de manera fehaciente que esas fotografías correspondían sí a empleados municipales del ayuntamiento de Tenango del Valle, específicamente del área de Servicios Urbanos, quienes precisamente retiraban una lona empleada como “pasa-calles”, la cual obstaculizaba la visibilidad en una calle del municipio, por lo que se ordenó su retiró.

“Inteligentemente” algunos de los “asesores” y matraqueros de la profesora García Zárate tomaron esas fotografías y revirtieron la historia, señalando que los empleados municipales “colocaban” la manta de respaldo a José Manuel Uribe Navarrete y su planilla, lo cual ya se demostró que no fue así, sino todo lo contrario, la mencionada manta se retiraba, no se colocaba.

Como esa “prueba” fueron todas las demás con las que quiso buscar una instancia que respaldara su reclamo, el cual, por cierto, llama la atención que nunca fue en el sentido de que ella hubiera ganado la elección, porque no fue así, y solamente se limitó a hacer una “crítica” al proceso por presunta “inequidad”, porque su principal argumento fue que ella no tuvo nunca el “respaldo” que sí logró Uribe Navarrete, actual secretario general del SMSEM.

Y no lo obtuvo de los profesores quienes a final del día decidieron la elección, con su voto, porque sí tuvo, y mucho, apoyo de ex secretarios generales del SMSEM, quienes “invirtieron” sus ahorritos en ella, pensando que su eventual triunfo sería un paso firme para su regreso a los órganos de dirección del magisterio estatal. Pero no solamente fueron recursos de ellos, sino que ahora se dice que hubo “apoyo” financiero de otros lados, políticos, empresarios y uno que otro oscuro personaje de los que han sido señalados en el pasado por su participación en actividades no muy claras, y mucho menos legales.

Esa es la razón que mueve a la profesora García Zárate para el necio proceso de “pataleo” en el que se ha montado, pues sabe perfectamente que solamente un milagro podría hacer que el resultado de la elección se revierta, pues éste, en cantidad de votos, es infinitamente indiscutible, por lo que busca cualquier pretexto, cualquier resquicio con el cual meterse como ratita, por un huequito, en la posibilidad de distorsionar una elección que fue clara y transparentemente adversa para su causa.

Pero eso no la limita a seguir buscando instancias que pudieran hacerle el mínimo caso a sus angustiadas reclamaciones, las cuales ella misma sabe que no tienen fundamente real y mucho menos legal.

Sin embargo, la señora profesora es muy manipulable y hace caso ciego a quienes todavía le hablan al oído, comenzando por su suegro, quien todavía apuesta a ganar en “la mesa” lo que no fueron capaces de obtener en las urnas, y ni qué decir de la profesora Trinidad Franco Arpero, reconocida “estratega” política que lo mismo le ha dado “operar” para PRI, PAN y más recientemente a favor de Morena, con tal de rescatar algo del poder político que alguna vez obtuvo.

El único que realmente sorprende en su forma de conducirse es Héctor Hernández Silva, ex secretario general del mismo Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México que cobra actualmente como titular del organismo que tiene a su cargo la evaluación de docentes, adscrito a la Secretaría de Educación, pues nadie entiende cómo es posible que ponga en entredicho la imparcialidad a la que está obligado como servidor público de esta entidad, y se ponga de “madre ardiente” apoyando y hasta financiando a una candidata en un proceso al cual estaba obligado a respetar y mantenerse al margen al 100 por ciento.

Pero dentro de todo esto la más afectada en realidad es la propia ex candidata María del Carmen García Zárate, pues además de la derrota que ya lleva grabada en la frente, ahora sigue gastando tiempo, dinero y esfuerzo en sus “chillidos” legaloides ante diversas instancias judiciales y laborales, donde no obtendrá más que respuestas contundentemente desfavorables para su causa, mismas que, además, le hundirán más en deudas de las que lamentablemente le será muy complicado salir bien librada.

compartir
Footer With Address And Phones
error: Content is protected !!