JORGE VELÁZQUEZ / Claroscuros, gobierno que termina

JORGE VELÁZQUEZ / Agencia Cuestión de POLÉMICA

*CLAROSCUROS, GOBIERNO QUE TERMINA

*¡NO A LA EVALUACIÓN!, LLAMADO A MISA

SIN DUDA LA LABOR DE LA administración que termina es de claroscuros que sólo pueden medirse comparando las cifras con los gobiernos inmediatos anteriores, de Calderón y Fox o con los primeros resultados que arroje una Cuarta Transformación de la República, de Andrés Manuel López Obrador, que hasta ahora no se le ve pies ni cabeza.

Fuera de la percepción sobre la mala imagen del titular del Ejecutivo Federal, Enrique Peña Nieto, o de la andanada de críticas e insultos en unas redes sociales de basura, hay indicadores preestablecidos para el análisis riguroso sobre el actuar de un gobierno: los tres sectores de un modelo capitalista como el que tiene México desde los tiempos de Lázaro Cárdenas: el agropecuario, el industrial y el de servicios en donde están incluidos, por supuesto, salud, educación y seguridad.

Para el enojo de algunos de los sectores de la población, el gobierno de Peña Nieto deja crecimiento en los tres sectores aunque, como reza el discurso político, falta mucho por hacer y eso lo saben, sienten y viven los millones de mexicanos que viven en la pobreza.

Sin embargo, dentro de lo poco que puede avanzar en favor de los habitantes y que permite un modelo económico hecho a la medida de los ricos y multimillonarios en dólares grupos minoritarios, Peña no entrega tan malas cuentas.

Ayer, durante el debate sobre el análisis de la política económica a muchos de los legisladores del nuevo gobierno no les quedó otra más que reconocer a la administración que se va.

Jugando con esos claroscuros el diputado del Partido Encuentro Social (PES), José Ángel Pérez Hernández, expresó que en las últimas dos décadas las cifras macroeconómicas han mostrado ser sólidas y eficaces, más no impecables. El nivel de la deuda pública externa es del 53 por ciento del PIB, “el más alto de América Latina; de acuerdo con el Banco Mundial, cada mexicano adeudamos 53 mil pesos”.

Actualmente, dijo, hay una depreciación del peso, pues de 2012 a la fecha se ha devaluado en 50 por ciento, impactando en la inflación y balanza comercial. Pidió reconocer los 3.7 millones de empleos formales creados, pero “lamentablemente son de baja remuneración, con menos de tres salarios mínimos, con amplia rotación y mano de obra mal calificada”.

Cuestionó: ¿si se dice que se han hecho bien las cosas en dos décadas, por qué no se refleja en prosperidad para las y los mexicanos? La respuesta es la mala redistribución de la riqueza. La desigualdad se incrementó, pues 10 por ciento de la población más acaudalada concentra el 80 por ciento de la riqueza y más de 53 millones viven en pobreza, sin equidad ni acceso a oportunidades ni prestación social ni a educación.

Existe crecimiento en la económica informal y persiste desigualdad de género, pues sólo 45 por ciento de las mujeres tiene un trabajo remunerado; sin embargo, únicamente 40 por ciento de ellas goza de servicios de salud y un fondo de retiro. Se comprometió a vigilar que se entreguen con eficiencia los recursos de los programas sociales y proyectos productivos para el campo, con la finalidad de lograr que los productores agropecuarios puedan iniciar sus actividades.

Por supuesto que los priistas defendieron a su jefe que ya se va.  La diputada Soraya Pérez Munguía resaltó que la labor responsable de esta administración federal “ha permitido que hoy se tenga una estabilidad macroeconómica que no se había logrado en décadas”. Las reformas estructurales en materia hacendaria y financiera y el manejo responsable del gasto público “han dado bases sólidas para planear el desarrollo con mayor certidumbre, a pesar de los retos económicos internacionales”.

La Reforma Hacendaria, afirmó, ha permitido fortalecer la estructura de las finanzas públicas, mejorar la recaudación, incrementar el número de contribuyentes y reducir la dependencia de los ingresos petroleros. Los montos tributarios crecieron en 5 por ciento del PIB de 2012 a 2018 y se logró cambiar la estructura de la recaudación, pues al inicio de la administración 37 centavos de cada peso venían del petróleo y actualmente son solamente 17.

Sostuvo que el padrón de contribuyentes aumentó casi 30 millones de personas, lo que ha permitido no sólo tener más recursos sino modernizar el sistema tributario. La deuda pública tiene un nivel que permite márgenes de maniobra para la inversión pública de largo plazo, que asciende a 45.5 por ciento del PIB con tendencia decreciente.

Con el consenso y diálogo con las diferentes fuerzas políticas, recordó, se logró una hacienda pública que hoy es moderna, despretrolizada y con la fuerza para enfrentar la incertidumbre y la volatilidad económica internacional. “Hoy la estabilidad económica está a la vista de todos. Los llamo a que se mantenga una disciplina fiscal adecuada y un manejo responsable de la hacienda pública, pues se corre el riesgo de inestabilidad y una crisis económica”.

Y ahí están las cifras y los hechos. La palabra final, la tienen ustedes, estimados lectores.

PICOTAZOS

COMO LAS LLAMADAS A misa y sólo para la foto y declaración estruendosa del periodismo amarillista quedó la aprobación de los senadores de Morena para que la secretaría de Educación Pública, a cargo de Otto Granados, ya no evalúe a más maestros. Como ni es ley o reforma, pues no se cumplirá con nada y lo que haga el personal de Granados, estará dentro del marco de la ley. El propio Ricardo Monreal así lo reconoció en entrevista banquetera cuando dijo que “Es un exhorto, es un exhorto. No hay nada de eso. Es un exhorto, es todo. En su momento, yo ya lo dije, no los quiero engañar, sí vamos a presentar reformas de modificación profunda en el tema educativo. Pero el exhorto, repito, tiene una naturaleza y un alcance, y vamos a respetar lo que la autoridad haga”. O sea nada de nada…NOS LEEREMOS LA PRÓXIMA ENTREGA…

compartir
Footer With Address And Phones