EDOMEX / Enfrentaran politicos crisis de confianza ante ciudadanos.

Por Mario Ruiz Hernández

TOLUCA, MÉXICO.-En la etapa de promoción de precandidaturas para la renovación de la gubernatura del Edomex, es indudable que partidos políticos enfrentan el proceso electivo en su más alto nivel de crisis de credibilidad.

El tema no es menor, y en el entramado el cómo concebir que una de las distintas opciones hoy en la disputa, merezca la confianza dentro del mismo mercado electoral movilizado en diferentes momentos y circunstancias por la partidocracia.

A ser sinceros, la elección en la entidad sostiene un impactante riesgo e igualmente, un enorme desafío para abatir los elevados índices de abstencionismo que en los últimos dos procesos a primer mandatario mexiquense se han ubicado en más del 63 por ciento.

Lo anterior, nos manda a la reflexión que en términos reales-votos- nadie ha crecido espectacularmente y observamos una especie de “espejismo político-electoral” del instante.

En la revuelta, en los momentos históricos que se viven es hasta obvio y real un crecimiento de las opciones precisamente electorales, pero es suma de otros cuadros y militantes que deciden cambiar, que según definen una nueva expectativa a través de la deserción.

Sin embargo, los registros de nuevos militantes, simpatizantes, activistas o adherentes, tampoco ascienden y se cuenta con padrones inconsistentes, errados, llenos de simulación y mentiras.

Además, del significante voto duro-ese que no muta, que se queda, y que se arraiga, amén de las coyunturas políticas y el marco de referencia del ahora, soñar y que se vale, de la elevada membrecía que es tan cambiante, como los acuerdos, negociaciones, concesiones y pactos.

En el actual escenario, partidos políticos van a la contienda más divididos, fraccionados y fragmentados como nunca antes, sobre todo en el PRD y el PAN, y que al “reventar” la coalición electoral, reveló uno e indistintos tipos de intereses de una parte de sus “tribus” que siempre negaron ir en alianza.

El PRI va desgastado, con una gran loza cargada a sus espaldas a consecuencia de la situación que prevalece en el país en el orden económico, político, social e internacional, a la vez de un nivel de aceptación reprobable, en tanto que Morena, a llenando sus filas de desertores, gracias al efecto AMLO que sin lugar a dudas, va en alta competencia en el 2018.

Finalmente el PAN, “a medio aire” sin que aún tenga el consenso de un candidato de unidad, y entre más se acerca la fecha fatal, es casi un hecho que Josefina Vázquez Mota sea la postulante albiceleste, dentro de una elección que parece resuelta.

compartir
Footer With Address And Phones