“Admiramos la lucha de China contra la pobreza”

Entrevista al embajador de Ecuador en China, Carlos Larrea Dávila

Por MICHAEL ZÁRATE

FUE uno de los invitados extranjeros a la inauguración de la primera sesión de la XIII Asamblea Popular Nacional (APN) en marzo pasado. En esta entrevista con China Hoy, el nuevo embajador de Ecuador, Carlos Larrea Dávila, se refiere a la trascendencia de la política de reforma y apertura iniciada en 1978 y destaca, en particular, dos conceptos chinos que para él tienen un profundo carácter filosófico: la nueva normalidad y el socialismo con peculiaridades chinas.

China Hoy (CH): Este 2018 se cumplen 40 años de la aplicación de la política de reforma y apertura, la cual ha delineado la China que vemos hoy. ¿Cuál es el significado que según usted tiene este proceso?

Carlos Larrea Dávila (CLD): Usted ha dicho algo que es muy claro. China ha mostrado al mundo el éxito que ha logrado en estos 40 años y sus implicaciones que son de carácter global. Eso es incuestionable. Y también es incuestionable que la China de hoy se encuentra en una situación completamente diferente a la de 40 años atrás, lo cual básicamente se refleja en altas tasas de crecimiento y en bajas tasas de desempleo.

La visión estratégica del presidente Xi Jinping es indiscutible y se evidencia en conceptos trascendentales para este proceso que ha tenido impresionantes implicaciones para todo el mundo. Me refiero, por una parte, a la nueva normalidad y, por otra parte, al socialismo con peculiaridades chinas. Estos dos conceptos, filosóficos a mi criterio, son muy profundos. El primero hace una clara referencia a un crecimiento económico cualitativo, mientras que el segundo se refiere a una modalidad avanzada en la relación entre el Estado, la economía y los ciudadanos en sus vertientes tanto interna, como regional e internacional.

No puedo dejar de mencionar que nosotros, en Ecuador, vemos con mucha admiración los logros obtenidos con miras a eliminar la pobreza absoluta para fines de 2020, y otros aspectos que también son coincidentes con nuestra política exterior y nuestros objetivos de desarrollo, como el combate contra el cambio climático y la lucha contra la corrupción.

CH: Usted estuvo en la inauguración de la primera sesión de la XIII APN, donde se han realizado importantes enmiendas a la Constitución china. Una de ellas ha sido la incorporación de la construcción de “una comunidad de destino de la humanidad”. ¿Cuál es su punto de vista sobre esta propuesta?

CLD: Lo anterior se concatena directamente con este aspecto. La construcción de “una comunidad de destino de la humanidad”, propuesta por el presidente Xi Jinping, será una contribución histórica del pueblo chino en momentos en los cuales todos los líderes mundiales se encuentran realizando esfuerzos extraordinarios para combatir el terrorismo y el cambio climático, para lograr la seguridad alimentaria y erradicar la pobreza en el marco de una convivencia armoniosa.

Los males globales requieren, asimismo, respuestas de carácter global, pero que sean respetuosas de la soberanía e identidad de todos los miembros de la comunidad internacional. He aquí el gran pragmatismo y la legitimidad de esta perspectiva china, que se convertirá en una verdadera contribución a la paz y al desarrollo, en una época que se caracteriza por un dramático reacomodamiento global.

CH: ¿Cómo toma el gobierno del presidente Lenín Moreno la Iniciativa de la Franja y la Ruta?

CLD: El 21 y 22 de enero de este año, en el marco de la II Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores del Foro CELAC-China, nuestra canciller, María Fernanda Espinosa, junto con los cancilleres de la región y altos representantes de los países hermanos, suscribieron una declaración conjunta en la que se refleja ya a nivel político el interés de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) por trabajar conjuntamente con China en esta iniciativa.

¿Qué permitirá esta iniciativa? La facilitación del comercio, del turismo y de la inversión en condiciones mutuamente ventajosas. Pero a la vez, como lo ha mencionado el ministro (chino de Comercio) Zhong Shan, la Iniciativa de la Franja y la Ruta tiene componentes sustanciales de cooperación en desarrollo y de combate a la pobreza. Es más que apertura al exterior. Es una apertura, pero con un hilo conductor de diferentes pueblos, de diferentes civilizaciones, a través siempre de la paz.

Es en este marco que el gobierno del presidente Lenín Moreno entiende su involucramiento estratégico en la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Además, como dato interesante, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) prevé que China duplicará sus importaciones de alimentos para el año 2020. Este es un escenario propicio para la inserción de Ecuador en esta iniciativa.

CH: Su gestión se enfocará en tres áreas: incrementar las exportaciones a China, atraer el turismo chino y fomentar la inversión china. Vayamos punto por punto. Hoy la clase media de China suma ya 400 millones de personas. ¿Cómo piensa Ecuador ofrecerle más y mejores productos?

CLD: Es una pregunta fundamental porque es lo que realmente queremos hacer: imprimirle pragmatismo a la relación bilateral. China, gracias a su creciente clase media y a su moneda, es un mercado sumamente atractivo para las exportaciones ecuatorianas. En 2017 se lograron exportar más de 430 millones de dólares –valor FOB– en exportaciones no petroleras.

Estamos tomando medidas específicas orientadas al posicionamiento de la oferta exportable ecuatoriana. Hace pocos días, por ejemplo, realizamos una promoción muy potente con China Southern Airlines en Guangdong. Tuvimos la oportunidad de distribuir miles de tallos de rosas ecuatorianas, cacao fino de aroma, chocolate del más alto nivel y café ecuatoriano. Yo personalmente estuve en uno de esos vuelos. El estar permanentemente con la gente promoviendo los productos nuestros va a ser uno de los aspectos con los cuales vamos a liderar este nuevo momento de las relaciones bilaterales.

Estamos concluyendo ya las negociaciones de los respectivos protocolos que nos permitan introducir al mercado chino productos como la pitahaya y la quinua, de altas características nutritivas y propias para un mercado cada vez más exigente como el chino. El aguacate es otro producto que también queremos insertar. En este sentido, la Feria Internacional de Importaciones de China, que se realizará en Shanghai en noviembre, es la mejor oportunidad para que empresarios ecuatorianos den a conocer la oferta exportable de nuestro país.

CH: El año pasado, China registró la salida de 130 millones de turistas. ¿Qué planes tiene para aumentar el número de turistas chinos a Ecuador?

CLD: El presidente Lenín Moreno ha apostado a una meta ambiciosa para un país pequeño como el nuestro, pero rico, megadiverso y con grandes escenarios naturales en sus cuatro regiones. Esta estrategia se llama “el uno por uno”. El presidente lo que quiere es obtener la mayor capacidad de absorción de turismo receptivo durante los próximos años y para esto estamos operando en varios frentes. Hemos primero eliminado el requisito de los visados para los ciudadanos chinos y estamos preparándonos más en cuanto a tener guías que hablen chino mandarín, con personal especializado para atender al turista chino y sus exigencias.

Otro factor fundamental es la conectividad. En cuanto a conectividad aérea, estamos ya analizando opciones para rentabilizar nuestras rutas aéreas y trabajar a través de la figura de código compartido con Panamá y con México (ambos países tienen ya vuelos directos a China).

Pero nosotros somos más ambiciosos. Ecuador estableció hace pocos meses la política de transporte aéreo de cielos abiertos. Eso significa, en su contexto, que se liberalizan los derechos del aire y se busca promover la integración latinoamericana y la inserción estratégica de Ecuador a través de estos mecanismos. Esta conectividad es una aerovía que uniría las costas del Pacífico asiático con las costas del Pacífico sudamericano, y habría la posibilidad de que el hub sea Tahití. La Organización de Aviación Civil Internacional está trabajando en este plan de conectividad y obviamente Ecuador también está estudiando si es que existe la posibilidad para nuestros países de explotar esa aerovía y, de manera siguiente a esta posibilidad, encontrar operadores chinos que puedan explotar a través de aeronaves de larga distancia estas operaciones.

CH: ¿Cuál es hoy la situación de la inversión china en Ecuador y cómo hará para fomentar su incremento?

CLD: La presencia de empresas chinas en Ecuador es importantísima y está registrada en sectores como recursos naturales, petróleo, infraestructura y el financiero. De acuerdo con el China Commerce Yearbook de 2017, esta cooperación financiera ascendería aproximadamente a unos 1200 millones de dólares.

El futuro es promisorio. Hace poco, Ecuador presentó en Beijing su catálogo de inversiones. El propio ministro de Comercio Exterior e Inversiones, Pablo Campana, estuvo aquí en Beijing y tuvo la oportunidad de presentar esta cartera, que tiene proyectos fundamentales vinculados con sectores como la construcción de hidroeléctricas, una planta de fundición de aluminio y una refinería de cobre. Estamos esperando ya las respuestas de las más importantes empresas chinas. Estamos seguros de que nos van a acompañar.

La ministra de Relaciones Exteriores de Ecuador, María Fernanda Espinosa, presentó a los países amigos un modelo que denominamos Convenio Bilateral de Inversiones. Este modelo va a servir para realizar negociaciones y concluirlas lo más pronto posible con los países con los que mantenemos grandes flujos de inversión. Yo creo que esta es la mejor manera en la que Ecuador puede asegurar y garantizar la presencia de inversión extranjera china en el país.

compartir
Footer With Address And Phones