TRAS LA PUERTA DEL PODER / Cierre trepidante de semana

 

ROBERTO VIZCAÍNO / Cuestión de POLÉMICA

La atención del mundo político nacional y extranjero estará puesta sin duda en la sesión de hoy en el INE que conocerá del reporte y conclusiones de la a Unidad Técnica de Fiscalización que pudiera derivar en la anulación de la elección a gobernador en Coahuila.

Luego de que los consejeros que la integran dieran a conocer sus resultados desde inicios de la semana, existe la fuerte percepción y convicción de que no hay más alternativa que anular ese proceso y ordenar su reposición.

Los hechos simples advierten que el candidato Miguel Riquelme del PRI rebasó su tope de campaña en 7 millones y el candidato del PAN, Guillermo Anaya, superó por 5 millones esos topes.

Y la norma electoral dice que eso se sanciona con la anulación.

El tema es que si eso ocurre la misma ley indica que los candidatos sancionados no pueden volver a participar en la elección extraordinaria que repondría el proceso para elegir al gobernador de ese estado.

El caso es que las cosas no son tan simples. Mire, hoy el Consejo General del INE tomará una decisión y esta tendrá luego que ser ratificada o modificada por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Esta sentencia sería la definitiva e irrevocable.

Y las posibilidades en todo este asunto podrían derivar en 6 o más resultados diferentes:

1)    Que el INE, y después el Tribunal, anulen la elección por el rebase de topes de campaña de ambos candidatos, lo cual, como ya se apuntó anteriormente, invalidaría su participación en el proceso siguiente. Si esto ocurre PRI y PAN deberán designar nuevos candidatos.

2)    Que el INE, y después el Tribunal, anulen la elección por el rebase de topes de campaña  de un solo candidato. Entonces ese quedaría inhabilitado para volver a participar, pero el otro no. Lo cual supone que quien resulte exonerado tendría una ventaja sustancial frente a un nuevo o nueva candidata/o.

3)    Que el INE no anule la elección y el Tribunal ratifique la sentencia.

4)    Que el INE no anule la elección, pero el tribunal sí.

5)     Y que, si ocurre esto último, lo haga por el rebase de topes de campaña de ambos candidatos… o por sólo uno.

En este contexto las dirigencias del PRI y PAN, y sus respectivos candidatos, confían en que sus alegatos sean los que influyan en las diferentes decisiones y que el sancionado sea el otro.

Lo que desde ahora podríamos garantizar, es que si el resultado afecta al PAN y a su candidato Guillermo Anaya, veremos alegatos en medios y en las calles que buscarán descalificar a ambas instituciones: a INE y al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

La razón es simple: un resultado adverso de esta naturaleza golpearía bajo el nivel de flotación a las aspiraciones presidenciales de Ricardo Anaya, quien ya carga con el pesadísimo lastre de haber perdido la elección del Estado de México.

Si el sancionado es el PRI y su candidato Riquelme, habrá aceptación. Para Enrique Ochoa Reza existen muchas disculpas por esgrimir:

1)    Haber retenido la gubernatura del Estado de México;

2)    Lo impresentable e indefendible que es el gobernador saliente Rubén Moreira, quien no sólo fracturó al PRI estatal al imponer contra viento y marea a su heredero y delfín Miguel Ángel Riquelme, sino que en medio de la campaña escenificó una fuerte pelea con su hermano Humberto Moreira en la que se dijeron de todo.

Hoy, pues, inicia realmente el proceso final que definirá en la mesa de tribunales el destino de la siguiente gubernatura de Coahuila.

Cualquier resultado será, sin duda, producto de una fuerte confrontación de habilidosos abogados. Y ambas partes los tienen.

EL EJEMPLO INTERNACIONAL

Dos procesos en curso en América del Sur -el de Venezuela y el de Brasil-, apuntan a ser elementos centrales que se retomarán durante la elección presidencial del 2018 en México.

Lo que ocurre en Venezuela, y que es reportado puntualmente todos los días por los medios mexicanos, especialmente los audiovisuales, ya pesa directamente sobre los hombros del candidato puntero Andrés Manuel López Obrador.

Dos hechos agravan la vinculación que no pocos hacen de Nicolás Maduro y López Obrador:

1)    Que el tabasqueño se ha negado insistentemente a criticar la actuación de Maduro en la represión de las fuertes y contantes manifestaciones de la oposición a su gobierno, que ha dejado ya decenas de muertos y detenidos, y;

2)    Que personajes del primer círculo de AMLO han hecho pronunciamientos a favor de la llamada Revolución Bolivariana chavista, la cual ven como una opción para el gobierno que pudiera encabezar el tabasqueño en México.

El otro, el de Brasil, sin duda tendrá igualmente un efecto de reflexión en un segmento de los votantes mexicanos.

La ruptura del sistema político, económico y social brasileño que no termina de tocar fondo, es una muestra de cómo la confrontación de fuerzas políticas puede llevar a un país al desastre.

Amparados en el uso del proceso judicial anticorrupción conocido como La Operación Lava Jato, las fuerzas políticas dominantes en Brasil han ya propiciado la caída de la presidenta Dilma Rousef y una sentencia de 9 años de cárcel para el otrora popular expresidente Inazio Lula da Silva.

Esta sentencia anula la participación del expresidente en el proceso de elección presidencial previsto a realizarse a fines de este año en Brasil.

Los contrarios a Dilma y Lula no han salido indemnes y varios de ellos ya cumplen cárcel o son sujetos de procesos judiciales.

Mientras tanto crece el desempleo, aumenta de nuevo la pobreza y los capitales se fugan de Brasil.

Y eso es justamente lo que influirá en un sector mexicano importante de votantes en los comicios del 2018.

ALCALDES

La Junta de Gobierno de Alcaldes de América, un organismo plural que busca la integración de los municipios del continente y así generar una Agenda común de trabajo, el intercambio de experiencias a favor de la promoción del desarrollo de los gobiernos y los ciudadanos quedó establecida en la Ciudad de México.

Durante su instalación, Juan de Dios Pineda, presidente de la Conferencia de Alcaldes de América, y Adán Larracilla Márquez, dirigente de la Asociación Nacional de Alcaldes agradecieron la decidida participación de los alcaldes mexicanos en la construcción de este mecanismo.

El alcalde de Durango, José Ramón Enríquez planteó la urgente necesidad de transformar el diseño de las políticas públicas.

A su vez José Antonio Hernández Fraguas, alcalde de Oaxaca, y Enrique Vargas del Villar, alcalde de Huixquilucan expusieron la necesidad de crear mecanismos de colaboración que deriven en la realización de proyectos de solución a viejos problemas urbanos, entre otros, el de la recolección, traslado y disposición final de residuos en las ciudades.

Esta Conferencia buscará construir una Agenda Municipal de alto impacto cuyo eje será la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

rvizcainoa@gmail.com / Twitter: @_RVizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa

www.entresemana.mx

compartir