SIN LÍNEA / México: los legisladores más caros del mundo.

JOSÉ SÁNCHEZ LÓPEZ / Cuestión de POLÉMICA

La democracia, mejor dicho, los que deberían velar por ella pero que no hacen nada para que prevalezca, son los más caros del mundo, con sueldos superiores a legisladores de países del primer mundo, como Francia, Japón, Holanda, Alemania, Bélgica.
Nuestros legisladores, federales y locales, destacan a nivel mundial, pero no por su trabajo legislativo, sino por faltistas, ineptos, dormilones y caros, desde luego con sus muy escasas y honrosas excepciones,

Ejemplo: la Asamblea Legislativa del DF gastó 2.92 millones de dólares y el Congreso de Oaxaca, que es el más barato, 1.52 mdd en un año, por cada diputado, según el Informe Parlamentario Mundial del 2010.
En el mismo lapso, en Japón, una de las primeras potencias mundiales, gastó 1.47 millones de dólares y en Holanda, una nación altamente industrializada, 1.01 mdd.

Una diferencia económica mínima de más del 150 por ciento y una diferencia legislativa, simplemente abismal.
El trabajo legislativo de mil 125 diputados en el país, nos costó el pasado 2016, 13 mil 66 millones de pesos.
La Cámara de Diputados está integrada por 500 diputados, 300 electos por mayoría relativa en los 300 distritos electorales del país (uninominales) y 200 plurinominales, esto es que nadie votó por ellos para que fueran diputados, sino fueron designados por representación proporcional, es decir fue un “regalo político electoral”.

La Cámara de Senadores está constituida por 128 legisladores y de ellos 32 son de “representación proporcional”.
El promedio en sueldos, tan solo por 132 legisladores que se propone suprimir, representaría un ahorro de 223 millones de pesos, faltaría otro tanto por los 100 que quedarían, ya que actualmente tenemos 232 por “dedazo”.
Pero además los diputados de cada uno de los 32 congresos locales del país, tienen atribuciones para legislar sobre su salario. No existe un tabulador sobre cuánto deberían ganar.

Ese “hueco”, permite que los congresistas locales se asignen su sueldo que muchas veces es superior al de un senador o diputado federal.
Ahora, tras la propuesta de que se retire el financiamiento a los partidos y desaparezcan los plurinominales, no sólo éstos sacaron las uñas, sino algunos de los que se dicen “guardianes” de la democracia en nuestro país:
LORENZO CÓRDOVA VIANELLO, conocido por su florido y coloquial lenguaje al referirse a los indígenas, presidente del Instituto Nacional de Electores y SANTIAGO NIETO CASTILLO, titular de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Electorales y algunos otros expertos politicólogos, pusieron el grito en el cielo.

“Lejos de eliminar el financiamiento público a los partidos y la pluralidad en el Congreso, se debe cuidar y consolidar el actual modelo electoral mexicano”, dijo el “El Docto Lencho”, apasionado defensor de MARCELO EBRARD CASAUBÓN, cuando éste quiso jugar al mismo para el PRD y el Movimiento Ciudadano y terminó expulsado.
“Suprimir el financiamiento público de los partidos, además de ser una medida irresponsable y populista, agravaría el problema de la infiltración de dinero ilícito en las campañas”, aseguró SANTIAGO NIETO y añadió que en los últimos tres años se han abierto mil 23 expedientes sobre asuntos de peculado electoral y financiamiento ilegal, pese al financiamiento y los plurinominales.

Y siguen:
“Las propuestas son de oportunistas e irresponsables, que sólo fomentarían el autoritarismo y la ausencia de contrapesos y lo que habría sería mayor dependencia de las fuerzas políticas, del dinero del crimen organizado, de grupos empresariales y de los gobiernos en turno”.
¿Y qué no están esos organismos precisamente parta vigilar que eso no ocurra?

Advierten que tal medida solamente afecta a la oposición, porque los partidos que estén en el poder no necesitan financiamiento público ya que pueden recurrir al erario, por eso no les preocupa que desaparezca, como es el caso del PRI, que fue quien hizo la propuesta.
Dentro de ese “pluralismo político” se mueven y reciben dinero un promedio de 10 partidos políticos a nivel nacional y muchos otros tantos más a nivel estatal, que defienden el hueso con todo.

¿Será porque comparten la opinión de CÉSAR GARIZURIETA, “El Tlacuache”, fundador de la agrupación Socialistas Veracruzanos, que decía que “Vivir fuera del presupuesto es vivir en el error” y quien finalmente se suicidó al quedarse sin cargo?***EL PUEBLO TIENE EL GRAN PRIVILEGIO DE VOTAR POR UN CANDIDATO…QUE OTROS ESCOGIERON***AU REVOIR.
joebotlle@gmail.com
www.entresemana.mx

compartir