Priistas de Naucalpan tendrán que luchar contra ellos mismos.

MARIO RUIZ HERNÁNDEZ / Agencia Cuestión de POLÉMICA

En lo complicado que representa la etapa de la jornada electiva del 1° de julio, en que la concurrencia viene generando bastante confusión.

Por otra parte, en los escenarios territoriales, sobre todo en el Distrito Electoral Federal No. 24, con cabecera en Naucalpan, entre los priístas manifiestan una total orfandad.

Lo anterior, al no contar con un postulante de su partido en la “Coalición Todos por México” (PANAL, PVEM y PRI), que encabeza, Gabriela Goldsmith.

Sin embargo y pese a que la actriz ha sido bien recibida, el Revolucionario Institucional presenta, entre otras delicadas situaciones, un brutal rompimiento de las distintas estructuras.

Aunado al crítico diagnóstico de confrontación que tampoco se supera de los diversos grupos al interior del partido, que intentan según, repetir la historia entre” la farsa y la tragedia”.

Otra vez, la presumible operación encontra, el generar “el voto de traición” y blindar un trozo de la cartografía electoral, a través del presumible “sufragio diferenciado” en la elección local.

El PRI está compitiendo contra el propio PRI, contra sus miedos, mediocridades, frustraciones, odios, resentimientos e incompetencia.

En estos momentos, el tricolor se ubica en una lejana tercera posición en la elección a ayuntamiento, y diputaciones locales.

Les decía están compitiendo entre ellos y como siempre.

“El no votes por fulano, mangano y/o zutano”, acusan estructuras del partido, y no es de ya sabes quién, es de ese” fuego amigo” de los presuntos innombrables.

El corolario de la derrota los espera, y a lo mejor puede que salven un distrito electoral Federal y uno local, en tanto de lograr una o dos regidurías al resto mayor, sin la tercera sindicatura.

Verdaderamente existe un gris panorama para la otrora “Ola Roja, la ex Fuerza Mexiquense y los Mapaches”, nadie quiere ya participar aparte de que sin “lana”, por amor al partido.

Qué poder estimar en la etapa de promoción de candidaturas al ayuntamiento y congreso local, “la maiceada”, desayunitis, la completa simulación de promotores y promovidos.

Aunado, a la sistemática denostación, la ridiculez de candidatos a la planilla de “cola” con el abanderado a la alcaldía, en lugar de ponerse a conseguir votos en su barrio u colonia.

Finalmente, los operadores de “las cabezas” de los distintos PRI’s, los que para nada se quieren o respetan, toda vez que en la calle están “reventándose la madre” entre ellos mismos.

compartir
Footer With Address And Phones