PRI deberá llamar a cuentas a quienes fallarón el 4 de Junio.

Divier Barreto
TLALNEPANTLA, MÉXICO.-Los resultados en las últimas elecciones para gobernador del Estado de México, dejaron mucho que desear en Tlalnepantla, uno de los municipios base y claves para el Revolucionario Institucional, en el cual se vieron superados por MORENA, muestra del hartazgo de la gente hacia la actual administración encabezada por Denisse Ugalde Alegría.
Este golpe duro y directo al tricolor, es una muestra del riesgo que corre de perder la presidencia municipal de Tlalnepantla para el 2018, y más aún, con la soberbia y antipatía con la cual se dirigen algunos funcionarios públicos; lo que motivo que a final de cuentas el voto en “La Tierra de Enmedio” no fuera el esperado.
Para muchos priístas en Tlalnepantla, la principal responsable de la división y el malestar que existe en el partido, es Denisse, quien dicen, no solo desconoció a todos aquellos que se murieron en la raya y se la jugaron con ella antes, durante y después de su campaña. Esos personajes que dejó en el olvido y hasta incluso desconoce, y a cambio de ello, dio puestos al interior de la administración municipal a sus compañeros de aulas, familiares y amigos de la infancia.
Sumado a ello y a la división que ha causado en el tricolor, no conforme con eso, la alcaldesa desconoce a muchos actores políticos de la región, quienes por muchos años trabajaron para su padre y que ahora se encuentran en el olvido, sus propuestas no son escuchadas; por supuesto este tipo de desplantes de Denisse Ugalde Alegría, originó que un grupo de priístas, esos de la vieja guardia, se anexaran a las filas de MORENA, representando una gran cantidad de sufragios para el partido del “Peje”.
Es momento de que las altas esferas del PRI, no solo en Tlalnepantla, sino en el Estado de México, llamen a los responsables a rendir cuentas del desastre electoral que se generó, muchos de ellos fallaron gracias a su falta de oficio político, ataviado con una dosis de intransigencia y abuso de poder.
compartir