PAÍS / A pesar de piedrazo, PAN no asume postura.

Tras el misil enviado por el presidente Enrique Peña Nieto a los anteriores gobiernos emanados del PAN por el precio de las gasolinas, no apareció al paso de las horas una respuesta clara y contundente por parte de los aludidos, ni mucho menos de la dirigencia de Ricardo Anaya. Combativos en otros asuntos, su silencio es por demás elocuente.

Y es que el mandatario abrió un claro frente de batalla al asegurar en cadena nacional que el aumento en los combustibles era necesario porque los gobiernos pasados “mantuvieron artificialmente bajo” dicho precio para evitar costos político.

“Tan solo en el sexenio anterior, se perdieron casi un billón de pesos, es decir, un millón de millones subsidiando la gasolina. Y digo que se perdieron porque literalmente fue dinero que se quemó regalando gasolina, en lugar de invertir en cosas más productivas…” aseguró Peña Nieto.

Por menos que esos señalamientos, Anaya ha emprendido toda una campaña mediática, estrategia de redes y presencia continua en los medios. Pero hoy no. Tampoco figura relevante alguna del partido se ha hecho presente.

compartir
Footer With Address And Phones