Morena avanza y se convierte en una oposición real del PRI

DIANA MANCILLA ÁLVAREZ / Cuestión de POLÉMICA

Por primera vez el PRI en el Estado de México se enfrenta a un riesgo latente y una oposición real: Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador.

Con resultados que nadie imaginaba en esta última elección de gobernador, Movimiento de Regeneración Nacional es la verdadera competencia del Partido Revolucionario Institucional para 2018 cuando se renovarán los 125 ayuntamientos y el Congreso local.

De acuerdo con los números del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), Morena ganó en 20 distritos electorales, en junio pasado. En todos los municipios ha logrado un avance significativo. Podría terminar la época en que el tricolor ganaba todo, o la mayoría, por amplio margen.

El hartazgo social tiene al priismo contra la pared, ante la posibilidad de perder la mayoría de los distritos locales y gobiernos municipales. La baja popularidad del presidente Enrique Peña Nieto sumado a lo que sería el “efecto AMLO” es también una de las principales amenazas para el tricolor.

En 2000, por el PAN, pero en este caso por el “efecto Fox”, logró gobernar más de la mitad de la población mexiquense con los corredores azules en los valles de México y de Toluca, per las ambiciones, traiciones, el poder por el poder, lo llevaron a la debacle, a perderlo casi todo. Hoy gobierna solo tres municipios de los que ahora les llaman prioritarios: Huixquilucan, Naucalpan y Atizapán de Zaragoza.

En el caso del Congreso logró entonces la mayoría simple con 29 diputados (junto con los plurinominales), pero las argucias del entonces líder del CDE del PRI, Isidro Pastor Medrano, lograron crear la bancada independiente (13 legisladores encabezada por Julián Ángulo Góngora), lo que devolvió la gobernabilidad a Arturo Montiel Rojas.

Morena, paso a paso, con el argumento de el nombramiento de coordinadores municipales, y distritales lleva una amplia delantera. Todas las encuestas le dan ventaja. Sin embargo, saben que no pueden dejar todo el peso de los resultados a la sola imagen de López Obrador y por ello se han adelantado.

En tanto, el PRI integra sus fórmulas, que deben ser las mejores para seleccionar a sus candidatos. No se puede equivocar. Saben que de ello depende que el gobernador Alfredo del Mazo Maza tenga el control de su gobierno y el político.

El PRI, con la imagen de José Antonio Meade Kuribreña busca hacer contrapeso. Con la simpatía de panistas quieren volver a impedir que AMLO llegue a la presidencia y con ello también crear un efecto dominó en las entidades.

Se espera una contienda que seguramente le dará mucho trabajo a los tribunales electorales en el Estado de México.

compartir