MEGALÓPOLIS / Y Meade, lanzó sus puyazos

  •  “Ni improvisación, ni profecías”
  •  El priismo “cobija” al precandidato
  •  Fue el único; nadie entró al ruedo

ADÁN JUÁREZ.

A VER, A VER….…Sin despeinarse José Antonio Meade, precandidato del PRI a la Presidencia de la República tapó la boca a quienes lo quisieron descalificar, desde adentro del partido así como de enfrente.

CON paciencia y acompañado de su esposa Juana Cuevas, así como su asistente de toda la vida Gabriel Garza, el cinco veces secretario de Estado, camino lentamente sobre una alfombra roja para saludar, tomarse selfies con todas y todos que le pedían una fotografía de recuerdo.

SU esposa también con una amplia sonrisa aceptaba de buen humor tomarse la foto con quienes lo solicitaban. En algunos casos ella misma ayudaba con el celular para que las fotografìas salieran mejor.

PEPE MEADE, así lo coreaban desde el micrófono, sonreía y se dejaba tocar la camisa blanca que llevaba puesta.

MINUTOS ANTES de enviar su mensaje, se inscribió como precandidato. Fue el único. Nadie se atrevió a entrarle al ruedo.

Hubo expectación su discurso ¿Qué va a decir? Preguntaban.

Y SÌ, sin mencionar nombres, aunque quedó bien claro a quienes se refería, lanzó sus primeros puyazos:

“VAMOS a transformar. Acabemos de una vez por todas con la idea de que este país se tiene que reinventar cada seis años. No hay que demolerlo todo, no hay que cambiarlo todo, no hay que inventarlo todo”.

MIENTRAS hacía uso de la palabra, en un ambiente muy al estilo priista con sus mejores mujeres y hombres, emocionados, que lo arropaban, se escuchaba la batucada y los vítores en quienes renacía la esperanza. Ahora sí está es la buena, decían.

AL GRITO de Meade Presidente, el precandidato señaló:

APOSTAMOS por la experiencia y no por la ocurrencia; por el conocimiento y no por el enfrentamiento; por la preparación y no por la improvisación. En los programas, no en los caprichos. En las instituciones y en la ley, y no en las “profecías”. Las “revelaciones” no pueden sustituir el esfuerzo, la preparación y el trabajo.

Y se escuchó el coro: ¡Duro, duro, duro!

MEADE, respiró y vio al horizonte:

“Creemos en el hambre de servicio, no en el hambre de poder. Estamos del lado de las víctimas, no de los victimarios. Tenemos que anteponer la paz al conflicto y consolidar una cultura de respeto a la ley.

Y remató: El que siembra odio cosecha soledad.

Y llegó el rugido de miles de priistas que se dieron cita en la explanada de la sede del PRI, que desde temprano arribaron de varios estados de la República.

AHÎ, casi sin moverse, estaban en primera fila todos los que tenían que estar:

Ivonne Ortega, Manlio Fabio Beltrones, Miguel Ángel Osorio Chong, Aurelio Nuño, José Narro, Enrique de la Madrid, Eruviel Avila Villegas, Luis Videgaray, Jorge Carlos Ramírez Marín, Emilio Gamboa, Francisco Ortiz, Andrés Massieu, Claudia Ruiz Massieu, René Juárez Cisneros, Héctor Astudillo Flores, Alfredo del Mazo Maza… y todos los gobernadores, dirigentes de comités estatales, diputados, senadores, presidentes municipales, líderes sindicales, organizaciones sociales, estudiantes, amas de casa…

Nada importaba si era o no militante priista el ungido a la Presidencia de la República.

MEADE, mezclaba su mensaje con el grito de guerra ¡Vamos a ganar¡ ¡Vamos a ganar!

Y LLEGARON las promesas:

Precisó que esta precampaña tendrá el signo de lo que espera para México: diálogo, coincidencias y franqueza para identificar lo que entusiasma y brinda esperanza a los mexicanos, pero también identificar lo que debemos cambiar.

Se comprometió a mantener el diálogo para construir las mejores soluciones para nuestros hogares. Inclusive dijo que se conduciría con la misma rectitud con la que he formado a mi familia.

VOLVIÒ a ratificar su propósito de hacer de México una potencia que permita que todos vivamos mejor. E instó a contagiar de optimismo a los mexicanos de que sí podemos hacer realidad nuestros sueños.

Y fue más allá al decir que nuestro país será más justo, con leyes que se cumplan para que nuestras familias vivan tranquilas. Cada mujer tendrá la certeza de que podrá vivir segura, sin temor a ser lastimada.

ALTO A LA CORRUPCIÒN

Y sin soslayar el reclamo generalizado de la sociedad contra la corrupción, manifestó que habrá un combate frontal y definitivo a la corrupción. “Ni un solo peso al margen de la ley. Ningún privilegio más que el de ser mexicano”.

Y SOBRE LAS MUJERES:

Destacó que es hora de las mujeres y las niñas: piso parejo en oportunidades y protección efectiva de sus derechos. Las mujeres serán las protagonistas centrales de nuestro crecimiento. En lo político, estamos poniendo el ejemplo: la mitad de las candidaturas que nos llevarán al triunfo, serán para las mujeres.

Vamos por lo económico, para que las mujeres que se empeñan todos los días, tengan la satisfacción de que su esfuerzo rinde mayores frutos, dijo.

Luego apuntó que ningún niño mexicano debe nacer en pobreza extrema: techo, educación, salud y alimentación para cada recién nacido. Pero lo más importante: les daremos un motivo para tener fe en su porvenir.

¿Y SOBRE LOS JÒVENES?

HIZO UNA pausa para luego enfatizar que la educación no sólo es para aprender, sino para emprender, para fortalecer. Es el momento de los jóvenes, de su desarrollo. Su rostro será el del conocimiento, de la innovación, del triunfo, dijo.

No tengo duda, indicó, con ideas y propuestas ratificaremos nuestra vocación de triunfo.

…Para ello las necesito y los necesito a todos. Y hoy vengo a pedirles su apoyo. Y preguntó a los priistas ¿Cuento con ustedes?… Y la respuesta fue un sìiii generalizado.

AHÍ, enfrente, dos personas muy queridas por Meade, aplaudían orgullosos con mayor entusiasmo: Dionisio Meade, su papá, y su esposa, Juana Cuevas, que en todo momento mostraba una bella sonrisa, “echándose a la bolsa” a todos.

ES en efecto un capítulo inédito, que un candidato sin partido esté siendo “cobijado” por las bases y la burbuja del poder de un partido al que muchos le diagnosticaron su muerte sùbita.

Y SÌ, cuando se despertaron los agoreros del desastre vieron que el PRI sigue coleando, cual dinosaurio fortalecido. Veremos.

unomasmega@yahoo.com.mx cuarto poderg4.com

www.entresemana.mx

compartir