LIBRO ROJO / El engaño mexiquense de MORENA.

Por: El Leviatán

“Para el que no tiene nada, la política es una tentación comprensible, porque es una manera de vivir con bastante facilidad” Miguel Delibes (1920-2010) Escritor español.

 

Comienzan a llegar autobuses, no muchos, se concentran a los alrededores de la cuestionada Alameda municipal; tarde despejada que comienza a enfriar; falta poco para las cinco de la tarde y a la distancia se observa una monumental carpa que ocupa una importante parte de la plaza pública.

Aunque el evento fue promovido para que asistan estructuras magisteriales representativas de la entidad, se observan mujeres de condición humilde acompañadas de sus críos, apresuradas porque tienen que tomar ya sus lugares que les fueron asignados, particularmente en la parte posterior de la numerosa sillería, destinada para la ocasión.

 No obstante que es un evento de “precampaña” rumbo a la gubernatura del Estado de México, llama la atención la presencia de gente que proviene de la ciudad de México y algunos más del vecino estado de Veracruz y otros municipios mexiquenses, lo importante era tratar de enseñar un músculo, que a lo mejor no lo es tanto, ni es tan fuerte.

Desde dos días antes,  personal del Honorable ayuntamiento de Texcoco se dieron a la tarea de preparar todo el escenario utilizando para ello recursos humanos y materiales, que seguramente, fueron donados y autorizados de manera generosa por el pueblo y gobierno texcocano.

Alrededor de las seis con treinta minutos comenzó el evento, el cual tuvo como actores principales al líder máximo de Morena a nivel nacional Andrés Manuel López Obrador, a Horacio Duarte Presidente de Morena en el estado de México y a Delfina Gómez Álvarez, precandidata a la gubernatura mexiquense por este partido.

Las casi mil personas que se dieron cita al evento, esperaban a más acarreados, ya que el alquiler de las sillas llegaban a las tres mil, las cuales al final no fueron puestas en su totalidad, pues oían con aburrimiento como transcurría el discurso de Horacio Duarte lleno de lugares comunes, y aplaudían con cierto ánimo a la maestra Delfis, como le dicen de cariño sus seguidores, pero ya no arribaron mas acarreados.

Ella,  a falta de recursos retóricos, se esforzaba por presentarse como parte de la nueva clase política mexiquense, intachable y honesta argumentando que si ella les hubiera dado clases a Peña Nieto y a Luis Videgaray, seguramente no habrían salido tan corruptos.

Curioso este señalamiento,  precisamente por haberlo manifestado en el lugar emblemático de la corrupción de Morena en Texcoco, ya que esta Alameda municipal se encuentra dentro del complejo habitacional del fraccionamiento San Javier de la constructora ARA, quien después de casi 15 años de luchar por las autorizaciones municipales para llevar a cabo la construcción de este desarrollo, fue precisamente con un gobierno morenista y con la maestra Delfis, como presidenta municipal, que por fin lo consiguieron a pesar de las opiniones en contra de muchos texcocanos.

Tambien de la veda para desarrollar este tipo de proyectos,  impuesta por estos mismos personajes que hoy nos desgobiernan aunque en ese entonces gobernaban con otros colores partidistas (PRD).

Finalmente, y cuando ya los signos de cansancio y desesperación comenzaban a hacer estragos entre los asistentes, tomó la palabra López Obrador, quien centró su discurso en ponderar las cualidades de su protegida, argumentando que sería mejor candidata que los del Mazo y Josefina juntos, y cambiando su discurso de los últimos días, respecto al apoyo que todos los mexicanos debían darle al presidente Peña Nieto.

Lo anterior por su enfrentamiento contra el impresentable presidente de los Estados Unidos, Donald Trump; pero esta vez su postura volvió a ser de enfrentamiento, manifestando su intención de no respaldar las acciones que en defensa del pueblo mexicano realice el presidente Peña.

Mientras esto sucedía, a un costado de la costosa carpa en donde se desarrollaba el evento, un grupo de ciudadanos de Texcoco, en su mayoría aquellos que se han opuesto a la construcción del desarrollo habitacional, eran detenidos y violentados por funcionarios municipales que les impedían manifestarse de manera pacífica e incluso eran agredidos y provocados por el flamante secretario municipal Adán Gordo, como quedo registrado en varios videos que inmediatamente se hicieron virales en las redes sociales, aplicándoles aquella máxima salinista de ni los veo ni los oigo.

Así fue como transcurrió este inicio de “precampaña” de Delfina Gómez en Texcoco, curiosamente en el lugar emblemático de la corrupción de este grupo de poder mexiquense encabezado por Higinio Martínez, donde a decir de un funcionario morenista del ayuntamiento de Texcoco,  este lugar significara el Waterloo de Higinio y su candidata la maestra Delfis y de paso de López Obrador quien al hablar de deshonestidad y corrupción ve la paja en el ojo ajeno, (Peña y el PRIAN) pero no la viga en el propio (Higinio y morena mexiquense).

compartir