JORGE VELÁZQUEZ / Fake news, regular redes sociales.

JORGE VELÁZQUEZ / Agencia Cuestión de POLÉMICA

*FAKE NEWS, REGULAR REDES SOCIALES

*CASI EL 50% SE INFORMA POR TV

JUNTO A TODA CLASE DE DELITOS que van desde el robo de datos personales, la extorsión, pornografía y prostitución, otros negativos elementos que deberán llevar a la regulación de las redes sociales, es la manipulación de datos para persuadir a los usuarios a pronunciarse en favor de partidos políticos y el uso de mentiras, llamadas fake news, para lograr tales propósitos.

Ya lo habíamos dicho en otras entregas: las redes, lejos de ser recurso de una efectiva comunicación que sirva para el buen desarrollo de los seres humanos y las sociedades, es, en la mayoría de los casos, un lavadero, un lugar en donde el chisme, la ofensa, el golpe bajo, la calumnia y el delito han establecido su base.

El fenómeno de las mentiras por las redes va en ascenso. Las fake news en México se presentan en un escenario donde las redes sociales empiezan a jugar un papel relevante como fuentes de información y donde los medios tradicionales de comunicación presentan niveles históricos de desconfianza, campo fértil para la desinformación.

La última encuesta de la empresa Parametría sobre este tema señala que a pesar de que la mayoría de las personas dijeron que se enteran de las noticias a través de la televisión (44%), sin embargo, la segunda fuente de información más mencionada fue la red social Facebook (35%). De acuerdo con datos de Facebook, México cuenta con más de 85 millones de usuarios y es la red social más usada en el país, además de ser uno de los terrenos propicios para la difusión de noticias no verificadas.

Es importante mencionar que nueve de cada diez entrevistados (88%) consideran que la  difusión de noticias falsas durante estas elecciones representa un gran problema y sólo un 7% ve a las fake news como un fenómeno no importante para el proceso electoral en turno en el que se elegirán más de 3 mil cargos públicos.

La encuesta de la citada empresa señala que de los primeros hallazgos es que cuatro de cada diez entrevistados (42%) dijeron que en los últimos días han escuchado alguna noticia relacionada con las elecciones que se realizan en México este año y luego se ha enterado que esa noticia es falsa, es decir tuvieron contacto con contenido falso. En tanto, 57% dijo no tener conocimiento de alguna noticia que después resultara falsa durante estas elecciones.

Respecto de cuál consideran es el objetivo de la difusión de noticias falsas sobre las elecciones o los candidatos encontramos que 24% de los entrevistados dijo que desconoce cuál es la finalidad de que se den a conocer estos contenidos, otro 23% mencionó que la intención era afectar a algún candidato. Otro 17% consideró que se difundían estas noticias falsas para engañar a la gente, 16% dijo que lo hacían para promover el voto por alguien distinto y 13% mencionó que se realizaban para desinformar. Sólo 3% considera que las fake news tienen como objetivo desincentivar el voto.

“Algunos ejemplos de noticias falsas que se han difundido durante estas elecciones refieren que la esposa del candidato Andrés Manuel López Obrador “es venezolana” o  la versión editada de un video donde aparece el candidato Ricardo Anaya hablando en inglés, en el que supuestamente respalda el muro entre México y Estados Unidos, hechos que han sido desmentidos por la iniciativa verificado 2018, que involucra 60 medios, organizaciones civiles y universidades cuya finalidad es desmentir este tipo de contenidos en las presentes elecciones”, dice Parametría.

Parte importante del éxito que pueden tener las noticias falsas se debe a que la ciudadanía comparte el contenido de las mismas en sus redes sociales sin verificar que la información provenga de una fuente confiable. La difusión de este tipo de contenidos de manera masiva hace posible su propagación en corto tiempo, lo que representa un problema relevante.

Sobre este tema, poco más de la mitad de los entrevistados (56%) aseguró que cuando recibe una noticia por Whatsapp, o en sus redes sociales y quiere enviarla a sus contactos verifica primero que el contenido sea cierto. El 22% de los entrevistados aceptó que comparte la información sin saber si es una noticia cierta o no.

El tercer medio de comunicación más usado por los mexicanos para informarse es la radio con el 25% de las menciones, le siguen los mensajes en celular (23%), y los periódicos (20%). El  12% dijo informarse a través de Whatsapp y 10% por las revistas.

Tradicionalmente los tres medios de comunicación que usaban los mexicanos eran: la televisión, la radio y los periódicos, ahora vemos cómo las redes sociales están avanzando de manera importante. Hace 14 años, en 2004 el 72% de los mexicanos dijo que se enteraba “mucho” o “algo” de las noticias a través de la televisión, ese porcentaje ha descendido 28% para llegar a 44%.

Observamos el mismo fenómeno respecto a mantenerse informado a través de los periódicos y la radio. En 14 años pasó de 49% a 20% quienes dijeron que se enteraban de las noticias a través de los periódicos. Es importante mencionar que muchos periódicos han transitado al formato digital para poder ser competitivos en este nuevo escenario. Respecto de la información que se propaga en la radio, pasó de 53% a 25% quienes se mantienen informados por este medio.

Las redes crecen, y antes de que se conviertan en una telaraña difícil de desmarañar hay que meterle mano y regularlas.

PICOTAZOS

Y EN ESE CONTEXTO, Fabián Romo, director de Sistemas y Servicios Institucionales de la Dirección General de Cómputo y de Tecnologías de Información y Comunicación (DGTIC), hizo notar que en Estados Unidos, Twitter sirvió para construir el triunfo electoral de Donald Trump. En México podría ocurrir algo similar si no se elimina o por lo menos se reduce el riesgo de una credulidad ciega en las redes sociales, afirmó. Todo parte de la educación: que la gente sea más consciente y reflexione lo que ve. Si bien es difícil dejar de utilizar o ignorar las redes sociales, los usuarios sí pueden ejercer su criterio, usar otras fuentes de información, comparar, y construir su propia idea de los hechos. Esto ayudaría a disminuir la posibilidad de que el proceso electoral en el país se vea influenciado por agentes externos con intereses propios, como fue el caso en la Unión Americana. En México el nivel de penetración de la tecnología y la utilización de las redes sociales son distintos a los del vecino del norte. Además, no todos los mexicanos tienen un teléfono inteligente, y sólo 70 por ciento de la población tiene conexión a Internet de forma permanente. No obstante, “instituciones como la UNAM, con su prestigio e historia, son las principales voces para hacer un llamado a la población de que no se deje llevar a la primera, de que reflexione, piense, compare, y sólo entonces, después de un análisis, tome una decisión, en lugar de optar por el camino fácil de lo que digan 20 bots”… NOS LEEREMOS LA PRÓXIMA ENTREGA…

compartir