J. ELEAZAR DE ÁVILA / El debate equis…comprando pólvora…sacando filo

 

Comprando pólvora, sacando filo tricolor…

Cómo le van a hacer los socios del sistema para impedir el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, si a cada paso, cada día y en demasiados momentos del sexenio, aumenta el registro de acciones que son adversos a los operadores de Los Pinos.

Contra las imágenes del Presidente Enrique Peña Nieto y los miembros del gabinete federal entregando víveres, apoyando a los afectados por el terremoto en Chiapas y en Oaxaca; son incontables las acciones que le corroen como termitas a la imagen pública federal.

Ayer un nuevo torito en torno a la familia de Luis Miranda a quienes exhibieron como presuntos “huachicoleros”; y aun cuando el Secretario de Desarrollo Social se deslinda, los efectos siguen siendo de pena ajena, pero además confirmativo de que la élite en turno se despacha con la cuchara grande.

El escándalo de estos días orilló al titular de Sedesol, de plano, a jurar que no meterá las manos por su hermana María del Carmen y su cuñado Ricardo Víctor Mercado Galán, si las autoridades federales confirman y los hacen responsables de vender combustible ordeñado.

Que hay corrupción, si, y hasta los mexicanos de alguna manera lo soportan, pues en nuestra idiosincrasia se tiene claro, que si estás donde hay y no te sirves, eres un idiota. De hecho el chiste nacional, es en el sentido de que robar no es delito, robar es que te atrapen.

Por encima del cinismo, lo que sigue doliendo es la inseguridad y el carente control de incendios políticos que mantienen al PRI y su Presidente en circunstancia de apremio.

Y en este contexto, para que se lo vayan saboreando, ya está previsto que el viernes 22 de septiembre regresa la serie más exitosa de los últimos tiempos y que ha sabido realizar una mezcla perfecta de morbo, exacerbación de la inseguridad y la política de altos vuelos.

Lo anotamos porque es evidente que rumbo al 2018, todo vale, todo cuenta y vamos a estar atentos pues entre los escándalos palaciegos, el guachicol, la zonas ingobernables, la guerra interna de partidos y pésima comunicación política, los del PRI solo esperan un milagro.

¿Por eso insisto, cómo le van a hacer los socios del sistema para impedir el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, además por supuesto de pulverizar el voto? Aquí hemos insistido hasta el cansancio.

Si el PRI deja de cometer sonseras y el gabinete guarda más silencio, la marca podría cambiar a favor, pues los postores aun no están definidos. Me explico. ¿Si van en tercero en las encuestas, que sentido tiene aguantar a PPMID o a Osorio, o al Ñoño?

No hay rentabilidad en aguantar los tiempos. La base social del PRI quiere saber y ya les urge formarse en la fila.

Que si hablamos de la sociedad civil, estoy seguro que no hay ninguna certeza. Los mexicanos, tienen la voluntad de revisar lo que les conviene. De analizar despacito, si todos los que aparecen en los medios, les llenan realmente el ojo.

Que por cierto, no votar, no participar, no estar atentos nos volverá cómplices. En efecto espejo, ser activistas, nos dará certeza de que corrimos los riesgos y que apostamos para no llorar.

compartir