Imparable el crimen en Naucalpan

MARIO RUIZ / Cuestión de POLÉMICA

Pareciera un tanto desafiante, que así como las distintas fuerzas del orden este fin de semana de acuerdo a los últimos reportes, detendrían a 74 personas en 95 acciones operativas en 27 colonias de alta incidencia delictiva y en avenidas principales del municipio, a la vez de cerrar entre otros 11 centros de narcomenudeo y diversos artículos para el consumo de estupefacientes.

Por otra parte, el impactante registro de los 139 homicidios dolosos en lo que va de este año, ahora en “La ocupada Cuenca de San Mateo”, en la noche del pasado sábado, en donde asesinaron a dos frente al auditorio Ejidal, y ayer uno en el Starbucks de La Florida.

Nada menor el asunto, en el que hemos seguido insistiendo que al parecer el crimen ha rebasado por completo a las diversas instancias y niveles de gobierno.

Ciertamente, el espectacular operativo desde la madrugada del viernes que arrojó buenos resultados, es menester una prioridad llevarlos a cabo de manera continua y no solamente de manera intermitente.

Las cifras del delito en Naucalpan son bastante crueles, y si las comparamos al año pasado, sobre todo en homicidios, el registro es contrastante, al tener este mismo periodo de tiempo, los 113, y un aumento del más del 25 por ciento.

Si este indicador lo vemos de manera el promedio de muertes en la calle de manera mensual, tenemos que en este 2017 alcanzamos las 13. 9 víctimas, y en 2016, 11.3.

Este año también ha sido el más violento, de mayores ejecuciones entre los grupos delictivos, en el transporte público de pasajeros, así como a transeúntes.

Cabe resaltar, que de la última modalidad la información al parecer tenga sesgo, debido a que demasiados homicidios, ya no se investigan, y los catalogan como “ajustes de cuentas”.

De hecho, un número importante es que a los sujetos que les roban y al mismo tiempo se resisten al asalto con arma de fuego u objetos punzocortantes y por la manera de matarlos, dicen ser precisamente ejecuciones.

Sin embargo y como fuere el caso, la realidad es que estamos en estos momentos en la peor crisis de seguridad de cuando menos los justamente últimos diez años, y al parecer vamos para largo para regresar la tranquilidad en la demarcación, pese además, a la militarización del Naucalpan de la Alternancia”.

compartir