EDUARDO BLANCO / Dos indicadores de estabilidad económica

 

Pemex logra ganancias no alcanzadas en 14 años En febrero de 2016, el presidente Enrique Peña Nieto nombraba a José Antonio González Anaya como nuevo director de Petróleos Mexicanos, ahora empresa productiva del estado; sin embargo, el panorama no era para nada alentador, a su

llegada, hubo quienes le consideraron no un administrador, sino como un síndico que estaría encargado del inevitable proceso de quiebra de la otrora empresa insignia de México. La encomienda por tal motivo no sería fácil, los precios internacionales del petróleo en ese entonces y el historial de pérdidas desde hacía más de diez años de la antigua paraestatal, hacían ver el rescate de la misma como una empresa imposible.

Si bien la reforma energética aprobada en 2013 sentó las nuevas bases sobre las cuales este ámbito seria regulado, para el caso concreto de PEMEX, se aplicarían debido al momento que vivía una serie de medidas tendientes a alejarlo del letargo, entre ellas y de manera interna, coberturas petroleras, liberación de los precios de combustibles y la aplicación de políticas que reconocen los costos de distribución y logística, entre otras, además de factores externos como, la apreciación del peso frente al dólar y la recuperación de los precios del crudo que terminarían por arrojar distintos números al final de este segundo trimestre de 2017.

El resultado, una utilidad neta de 120 mil 716 millones de pesos, que comparados con el mismo periodo del año pasado representa una variación a favor de 183%. Situación que a su vez se traduce en el aumento de sus ingresos en un 39% y en la reducción de su deuda en más de 8%.

     Crecimiento de las exportaciones en 10%

Las exportaciones totales de entre enero y junio del presente año, alcanzaron los 197, 529 millones de dólares, cifras que comparadas con el mismo periodo en el año anterior se traducen en más de diez puntos porcentuales a favor de nuestra economía; monto histórico que rompe una racha de pérdidas de dos años consecutivos: 2015 y 2016.

Algunas de las principales causas que propiciaron este hecho fueron, el aumento de demanda de Estados Unidos, la mejora de la industria manufacturara en ese país y en el nuestro, y la del sector automotriz en general. Recordemos que de este total de exportaciones, 82% se realizó a Estados Unidos y de ellas más del 25% son automotrices.

En suma, podemos afirmar que estos primeros seis meses de 2017, se han volcado en un periodo de recuperación y estabilidad económica para México, sin embargo, se debe tener muy presente otro factor: La renegociación del Tratado de Libre Comercio. Ahora mismo nos encontramos en vísperas de que inicien las respectivas mesas de acuerdos y siendo objetivos al tomar en cuenta los datos aquí vertidos, sería irresponsable minimizar nuestra relación económica con Estados Unidos. El reto entonces será, convertir al próximo TLC en un eslabón más en esta serie de sucesos concatenados que han beneficiado hasta ahora a la economía mexicana.

compartir