EDOMEX / Rupturas internas podrían disolver alianzas PAN-PRD.

Cada día que pasa es crucial para perfilar la posible alianza PAN-PRD en la elección para gobernador del Estado de México. Las dirigencias nacionales parecen haber llegado al consenso en torno a un nombre, pero su sola mención también desata tormentas. Por ello aspirantes panistas arman un muro contra la eventual nominación de Alejandro Encinas.

El plazo para registrar coaliciones entre partidos vence el próximo 23 de enero. Las encuestas ya estarían en marcha y se tendrían resultados de otros sondeos.

Para algunos la postulación de Encinas en alianza con el PRD es prácticamente un hecho, luego de que el líder panista Ricardo Anaya se reunió –el martes 10– con el Jefe de Gobierno de la capital del país, Miguel Ángel Mancera. Luego en gira por Coahuila soltó la posibilidad, al más puro “madruguete” o “buscapiés” para medir la temperatura política.

 Casi en paralelo, el Comité Ejecutivo Nacional del PRD autorizó a su presidenta, Alejandra Barrales, seguir negociando con las dirigencias nacionales de Acción Nacional, Movimiento Ciudadano y Partido del Trabajo coaliciones en los tres estados donde se renovarán las gubernaturas.
Con base en los plazos legales, el Consejo Estatal del PRD en el Estado de México ya emitió su convocatoria para la selección de candidato; aprobó una elección universal, secreta y abierta entre la población, misma que está programada para el 5 de marzo.
Pero también las resistencias son fuertes en el feudo del Sol Azteca. La secretaria general del partido, Beatriz Mojica, pidió de manera directa a la corriente Alternativa Democrática Nacional (ADN) no oponerse a un acuerdo que los haría competitivos en los comicios del 4 de junio.

Incluso al dirigente de ADN Héctor Bautista algunos perredistas lo han acusado de mantener acercamientos con el PRI local.

A esto hay que agregar un muro pintado de blanco y azul. Los cinco precandidatos panistas oficialmente reconocidos, Ulises Ramírez, Juan Carlos Núñez Armas, Juan Rodolfo Sánchez, José Luis Durán Reveles y la senadora Laura Rojas se han reunido de manera periódica. Han coincidido que no aceptarán respaldar una figura como la de Alejandro Encinas.

Ulises Ramírez dejó en claro que la elección del aspirante panista será decidida por la militancia, “pues ese esquema ya fue aprobado por el consejo político estatal”. Adelantó que ante una decisión unilateral de la dirigencia nacional, “los panistas mexiquenses vaticinan una derrota y ese error histórico ocasionaría dejar escapar la oportunidad histórica de sacar al PRI del Estado de México”.

El camino luce angosto e intrincado para obtener un consenso real, a nivel local, para que PAN y PRD vayan juntos por el palacio de gobierno en Toluca.

compartir