Denuncia negligencia del Colegio Liceo Francés de México en Huixquilucan.

López Lanchares relató que cuando llegaron a la escuela el niño seguía encerrado en el consultorio, y ellos de inmediato lo sacaron de ahí, solicitaron una ambulancia, en la cual lo trasladaron al Hospital Español de la Ciudad de México, ubicado a unas cuantas cuadras del Liceo Francés.

“En el hospital los médicos dijeron que el niño requería atención inmediata, que lo que tenía: fracturas múltiples en ambos brazos, le estaba provocando un nivel altísimo de estrés y dolor, por lo que había que operarlo de inmediato”, añadió.

Después de la operación el menor requirió de más de tres meses de tratamiento, porque presentó complicaciones en tejidos y rechazo a los clavos, grapas y tornillos que se le colocaron para reparar los huesos rotos: cúbito y radio de ambos brazos.

Cuando sanó el menor intentó reincorporarse a la escuela, para completar el ciclo escolar, pero ahí sufrió el rechazo de los maestros, pues como no podía siquiera tomar el lápiz para escribir, lo rechazaron de diversas asignaturas y le advirtieron que sería reprobado.

Con apoyo de terapias de rehabilitación física el menor logró concluir el ciclo escolar, aprobó todas las materias, “pero cuando lo intentamos reinscribir al colegio, cuando acudí a la ventanilla a pagar la reinscripción, me informaron que había una nota en su expediente, que tenía que pasar a la Dirección a arreglar la situación”, explicó el padre del menor.

Agregó que cuando fue a la Dirección del Liceo Francés le informaron que los dos niños no serían reinscritos si él no firmaba una carta en la que se exculpaba al Liceo Francés de toda responsabilidad sobre el accidente, y en el mismo texto se pretendía que los padres aceptaran que la escuela se había hecho cargo de todos los gastos generados por el incidente, lo cual no era verdad.

“Por supuesto que nos negamos a firmar esa carta; primero, porque todo lo que ahí decía era mentira, y segundo, porque consideramos que no tenía que vincularse el accidente a condicionar la permanencia de mis hijos en la escuela”, precisó.

Por esa razón los dos menores no fueron reinscritos en el Liceo Francés de México, y, además, esa institución educativa se encargó de “boletinar” a los menores en todas las escuelas de la Ciudad de México y del Valle de México, donde también se les negó el ingreso.

“Eso se llama discriminación, y eso es atentar contra el derecho a la educación de mis hijos. Por eso, pido al gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, y al mismo Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, su intervención, que se investigue la actuación de las autoridades y docentes del Liceo Francés, que se sancione a quienes están violando los derechos humanos de estos dos menores de edad, a quienes han estigmatizado, a quienes han señalado para que otras escuelas no los acepten, y que se investigue por qué nunca se aplicó el supuesto Seguro Médico que nosotros pagábamos puntualmente, porque creemos que ni siquiera existe; es decir, se cobra, pero no existe”, finalizó.

Agencia MVT / José Contreras Contreras

compartir