Crece el crimen en Naucalpan, Edgar Olvera hace oídos sordos.

Por Mario Ruiz Hernández

NAUCALPAN, MÉXICO.- Del otro lado de las campañas político-electorales para la sucesión gubernamental en el estado de México, en nuestro municipio, el rostro es completamente de violencia y sangre.

Es real y tenemos que reconocerlo que el crimen aquí, es tanto imbatible como insuperable y todavía aún y más las crueles cifras del delito.

Al inicio del quinto mes de este año, alcanzamos los 60 homicidios dolosos, con una tasa promedio de 12.0 ejecuciones en las calles de la demarcación, sumamente superior con respecto a la primera quincena de junio del 2016, con la misma cantidad de muertos, al lograr un incremento del 20 por ciento.

En ello, al principio de mayo con una fuerte tendencia a la alza; con el Helicóptero “Águila 1”, “La Base de Operaciones Mixtas” (BOM),que es un estacamiento del Ejército Mexicano, Un Mando Único que hay que decirlo-el gobierno de Olvera todavía no lo digiere y acepta-

Asimismo, la operación de una serie de acciones e incursiones conjuntas en las calles de las Fuerzas Federales, Sedena, Marina, Comisión Estatal de Seguridad (CES), policía local y una “runfla de efectivos” que para nada o poco y tal vez, sin resultados.

Seguimos y peor, con asaltos sistemáticos al transporte público de pasajeros y fétidos olores a muerte en las rutas y derroteros de siempre y denunciados por “TODO NAUCALPAN”.

Registramos atracos a jóvenes universitarios y preparatorianos, personas que desde temprano salen a trabajar con el “Jesús en la boca”, y entre “tanta puta maldad e impunidad, “cacharpos-masturbadores y/o chaqueteros, hierberitos y borrachos”.

El robo a casa-habitación en fraccionamientos residenciales como en Satélite, Boulevares, “La Florida” y Lomas Verdes, de nuevo repunta, el asalto con violencia a cuentahabientes y transeúntes, está en su peor momento, en tanto de los negocios establecidos como el Burger King, el día de ayer, y otros, a la vez de un impactante recrudecimiento del hurto de vehículos.

Igualmente en restaurantes de lujo, en la cadena Oxxos, y en las afueras de antros de las “Zonas Rojas Azul y de Satélite”, lugares que ya tampoco respetan horarios, cerrando a la hora que se les antoja, y el vicio está más que “hasta la madre”, lo mismo en “los niños junior que en los pobres” de las colonias populares.

La delincuencia en “La Ciudad con Vida”, se encuentra más que desatada-tenemos el total abandono oficial, y de plano, la estrategia de seguridad y política de prevención del delito ha alcanzado el rotundo fracaso.

compartir