CENTRO HISTÓRICO 566/ ¿Estás loco?, dijo Trump cuando Peña le reiteró que no pagaría el muro

>> El mandatario de EU balconeó en mitin la conversación con Peña Nieto

>> “Para hacer cine se necesita fe, esperanza y güevos u ovarios”: Del Toro

>> A lo que se ha llegado, Iglesia exorciza a delincuentes de los templos

CRESCENCIO CÁRDENAS AYLLÓN. La demanda de exorcismos tendrá un despegue inusitado en nuestro país una vez que se compruebe que esta práctica de la Iglesia Católica rinde frutos y acaba con los malosos, sí porque será utilizado en todo el país y lo que se avizora también es la falta de sacerdotes que lo realicen porque trabajo habrá en exceso y la puesta en marcha de parte de la iglesia, antes que nada, deberá garantizar que los delincuentes se irán aldrán derechitos al infierno y no precisamente al infierno electoral del Estado de México. (¿?)

Tal vez la medida no fue pensada tranquilamente por los jerarcas de la iglesia al anunciar que se hará Para proteger sus inmuebles, a su personal y a los fieles, la Arquidiócesis prevé poner botones de pánico, reforzar las alcancías e inventariar su arte religioso lo que debería estar hecho desde siempre pero se espera que no sea muy tarde para ello. Por ahí de caminito les encargamos a los exorcistas se aboquen a los llevar a cabo sus oraciones y salmos a los partidos políticos que más parecen salidos del mismísimo infierno que de institutos de capacitación política o b9ien de nacimiento merecedor de la Gloria.

José Luis Aguilar, responsable de la Comisión de Justicia y Paz del Arzobispado, reconoció que, con excepción del ataque que en 2017 sufrió un sacerdote en la Catedral Metropolitana, ya no ha habido delitos tan graves en la diócesis. Sin embargo, “no nos podemos quedar cruzados de brazos esperando a que algo peor ocurra”.

Así y ante el incremento de la inseguridad y violencia en la Ciudad de México, la Arquidiócesis Primada de México trabaja en un protocolo de seguridad para sus templos. En éste se contemplan medidas básicas tanto para los inmuebles como para quienes laboran dentro de los mismos y los fieles.

Mientras tanto el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reiteró la noche del sábado en un discurso electoral a votantes de Pensilvania que México pagará por un muro fronterizo del que está seguro al 100 por 100 que vamos a construir.

En su mensaje también contó cómo ocurrió la conversación telefónica del 20 de febrero con el presidente Enrique Peña Nieto, informó Deutsche Welle, emisora internacional de Alemania.

Me dijo que tenía que hacer una declaración diciendo que México no tendría que pagar por el muro, a lo que el mandatario estadunidense contestó: ¿Estás loco? No haré tal declaración.

Peña Nieto insistió y “yo le dije: ‘¿Es esto como para romper las negociaciones?’, y él contestó que sí. Así que le dije: ‘bye, bye’”, explicó Trump. Para él, los 11 mil millones de dólares que costaría el muro son un porcentaje mínimo del comercio que mantienen ambos países: Podrían hacer un poco más, ¿no?, sentenció.

El 24 de febrero, el diario The Washington Post informó sobre la llamada entre los presidentes Peña Nieto y Trump, que calificó de irascible, por lo que –de acuerdo con versiones de funcionarios de ambos países– se pospuso la primera visita del mandatario mexicano a la Casa Blanca, pues en la conversación su homólogo estadunidense habría insistido en la construcción del muro fronterizo.

El desacuerdo persistió entre ambos presidentes debido al tema del muro, que fue prometido por Trump durante su campaña electoral y cuya construcción, aseguró, sería financiada por México. Los dos líderes estuvieron de acuerdo en que no era el momento adecuado para una visita, pero que harían que sus equipos continúen conversando y trabajando juntos, informó el diario estadunidense, de acuerdo con declaraciones de un funcionario.

La llamada, que duró unos 50 minutos, acabó en un callejón sin salida, señaló The Washington Post, pues Trump no estuvo de acuerdo con afirmar públicamente la posición de México de que no financiaría la construcción del muro a lo largo de la frontera entre las dos naciones. En su mensaje de ayer por la noche, en un mitin celebrado a las afueras de Pittsburgh, Trump volvió a apostar por instaurar la pena de muerte para narcotraficantes.

En algo más optimista y más real Guillermo del Toro impartió primera clase magistral en el festival de Guadalajara y en su opinión. Si te quedas esperando a que lleguen los recursos, primero va a aparecer Kalimán, asegura el realizador y confirmó su participación en documental sobre normalistas desaparecidos en Guerrero. Con ánimo inusitado y dentro de las actividades del 33 Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), el galardonado director Guillermo del Toro inauguró la sala de la Cineteca que lleva su nombre y mostró a sus gemelitos, que por cierto, dijo, regalará a su papá.

En conferencia de prensa después de la primera de tres clases magistrales, aseguró: Este año la pasaré tranquilo; sólo haré entrevistas de varias semanas, al hilo, con Michael Mann, George Miller y Ridley Scott. La idea surgió de volver verbalizar el lenguaje audiovisual, el cine como forma narrativa. Cuando ves a un director entrevistar a otro, la discusión normalmente va más allá de la forma literaria; se enfoca en lo que realmente genera emoción, que es la imagen y el sonido.

Una incógnita que despejó Del Toro fue su participación como productor en el documental Ayotzinapa a paso de tortuga, que compite en el certamen jalisciense. Bertha Navarro y yo comenzamos inmediatamente a documentar; es un proyecto que ella ha llevado muy cerca, muy cuidadosamente, dijo.

Además, confirmó que la exposición Guillermo del Toro en casa con los monstruos visitará Guadalajara en marzo de 2019, en la edición 34 del FICG y se extenderá hasta julio en el Museo de las Artes, para después emigrar a Ciudad de México, donde estará seis meses más; aún estamos buscando el lugar idóneo para presentarla.

Del Toro enfatizó que a esa muestra, que se ha presentado en diferentes ciudades de Canadá y Estados Unidos, la recuraré porque quiero meter unas cosas de cómics mexicanos, pues la otra tiene muchos gringos.

El segundo anuncio que dio el cine-realizador en la ciudad que se volcó para tributarlo, fue que gracias a su tutoría y a la fundación Jenkins se creará la beca internacional Jenkins-Del Toro, que estará dirigida para cursar estudios de cine en las más prestigiosas escuelas de cinematografía del mundo. Constará de 60 mil dólares, para todo lo que requiere un estudiante y tendrá una duración de cuatro años; también se entregará en el contexto del FICG.

Durante la inauguración respondió algunas preguntas a la prensa. La música es muy importante en mi caso porque representa la voz del personaje o la narración de la película, dijo, entre otras.

En la primera clase, Del Toro fue contundente con los jóvenes reunidos para escucharlo: “Sólo podemos depender de nosotros mismos; si llega todo lo demás, pues cuando suceda. Además, una base importantísima de la identidad nacional es la cultura, y esto se necesita reconocer, pero sin eso vamos a caer… Cuando llegamos a Hollywood, hace 20 años, Alejandro, Alfonso y yo no había nada.

“Recuerdo que cuando Guillermo Navarro buscó un agente para que lo representara como cinefotógrafo, le dijeron ‘¿Para qué quiero a un mexicano si ya tengo un jardinero?’ Cuando ganó el Óscar, le pregunté si le había llamado a ese representante”. Agregó: “Para hacer cine se necesita fe, esperanza y güevos u ovarios, porque si te quedas esperando que lleguen los recursos, primero va a aparecer Kalimán”. (La Jornada)

compartir
Footer With Address And Phones