ARTURO SUÁREZ / Los amputados del PRI…

 

Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad

Arthur Conan Doyle

Estimados amigos gracias por su compañía en este espacio para la reflexión en tan prestigiado medio de comunicación. El tema sin lugar a dudas es el que detonó el sábado por la noche, terminó la fuga del más buscado, el más perverso, prácticamente el mismísimo “diablo llamado”: Javier Duarte de Ochoa. Creación del sistema político nacional del nuevo PRI, pero que resulta un espejo donde se refleja la pervertida clase política del país, ese reflejo que no les gusta verse, porque les espanta.

Pocos políticos y servidores públicos se salvan de no caer en las garras de la corrupción, esa que se nos ha metido hasta los tuétanos, esa que no se puede desprender, porque los que quieren cambiar se ven arrastrados, nunca será justificación para someterse al flagelo, algunos “roban poquito” aseguran orgullosos buscando otro “hueso”, otros exceden los límites del imaginario colectivo y en nuestra historia hay desfalcos faraónicos documentados.

Apelando al siéndome de la memoria corta, que a veces acusamos los ciudadanos, y con el cinismo que caracteriza al líder de los diputados priistas, Cesar Camacho, hace unos días llamó al electorado a valorar la oferta política de los candidatos de su partido, es decir el PRI, y no dejarse llevar por las investigaciones penales que se siguen contra exmandatarios tricolores, como los Cesar y Javier Duarte, Tomás Yarrington entre otros más. La amputación de sus miembros más corruptos y putrefactos no ha resultado una buena estrategia, al paso que van, el partido quedará en los muñones.

Javier Duarte no actuó solo, es el resultado de las omisiones de las administraciones de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, no puede entenderse tal saqueo al erario veracruzano sin silencio cómplice que erigió una figura de impunidad, varios lo denunciaron como el Padre Alejando Solalinde, inclusive le volvió a dar luz a la Procuraduría General de la República para informar por donde andaba el prófugo, así como con los 43 desaparecidos de Ayotzinapa y a Murillo Caram.

En fin, el más buscado ya cayó, una lectura es que se da en un momento electoral, cuando los candidatos del PRI no logran levantar en las campañas, como en el Estado de México, donde por primera vez peligra el gobierno estatal. En ese contexto, en la detención del “gordo” no hay héroes, la imagen de corrupción se cierne más que nunca sobre el PRI, y no es un favor que lo capturen y que lo procesen, ese es el trabajo de la PGR y se tardó, la exigencia es terminar con la red de corrupción de la cual, Javier Duarte era la cara, pero son muchos más, y si no se presentan los nombres y los cómplices, de nueva cuenta habrán fallado.

Conste que es una detención, todavía no hay justicia, esa va a tardar y Duarte guardará silencio.

Entre Palabras

No se puede olvidar los asesinatos de los colegas periodistas durante el mandato de Javier Duarte, en su administración creció la violencia contra trabajadores de los medios, la impunidad y el asesinato a periodistas se volvió cotidiano.

Escríbeme tus comentarios al correo electrónico suartu@gmail.com, sígueme en la cuenta de Twitter: @arturosuarez y en Instagram: @arturosuarez_. Muchas Gracias y hasta la próxima.

*editorialista chinahoy.

compartir
Footer With Address And Phones